Miguel Francés miércoles, 11 de junio de 2008



Pues resulta que en la primera mitad del siglo XX, un psicólogo humanista norteamericano formula una de las teorías de motivación más conocidas que trata de explicar qué impulsa la conducta humana.


Abraham Maslow crea una pirámide en las que hay cinco fases por las que pasa todo ser humano. No se llega al escalón más alto sin antes haber cubierto las anteriores.

Son las siguientes:


  • Necesidades Básicas: Son las únicas inherentes a la persona, básicas para la supervivencia del individuo. Son las de carácter fisiológico, es decir, hambre, sed, actividad, sexo...

  • Necesidades de Seguridad: Se busca la creación y mantenimiento de una situación de orden y seguridad. Son algunas como estabilidad y protección. Relacionado con la seguridad física, de un trabajo o empleo, de unos ingresos.

  • Necesidades Sociales: Son las que tienen relación con la necesidad de integración, aceptación, de compañía, de su participación social. Estaremos hablando de necesidades de comunicación, establecer grupos de trabajo y familiares, y de necesidades de pertenencia.

  • Necesidades de Autoestima: Conocidas como necesidades de ego o reconocimiento. Tanto de los demás, como puede ser tener éxito, prestigio, sentirse apreciado, status, como una necesidad de autovaloración y respeto a sí mismo.

  • Necesidades de Autorealización: También denominadas necesidades de autosuperación o de satisfacción personal. Nivel de plena armonía y felicidad.


Quizás esta teoría adolezca de dos pequeñas fisuras en su estructura piramidal. La primera consiste en que una vez cubierto el primer escalón, el ser humano no tiene porque seguir un orden en sus necesidades, puede ser que para una persona sea más importante sentirse apreciado que sentirse seguro, protegido.

La segunda es que es difícil encontrar una persona, según nuestra naturaleza humana, que se encuentre satisfecho y realizado, y este término peca de una excesiva ambigüedad.


¿Cómo se aplica una teoría de motivación al campo del marketing?


Un experto en marketing adecuara su producto, su mensaje, su comunicación a ese escalón de necesidad que cree que puede cubrir y satisfacer.

Así, por ejemplo, Coca-Cola no pretende cubrir una necesidad básica como la de quitar la sed, si no una necesidad de pertenencia a un grupo social. Una empresa que venda productos de lujo pretenderá llegar al escalón más alto de la pirámide, el de autorealización.

Otro ejemplo de todo esto es el interesante anuncio de Repsol Diesel 10+.




Miguel Francés miércoles, 4 de junio de 2008

Hace unos días asistí en Eada a la charla que llevaba por título "La importancia de la marca personal" impartida por Neus Arqués.

Desde la perspectiva del marketing, se define una marca como un aglomerado de atributos, que se transmiten a través de un nombre, símbolo o logo y que influye en la percepción del público creando un valor determinado. Es decir, se trata de una promesa de valor.

Todo parte de la premisa de que si una empresa puede (y debe) gestionar valores personales, nosotros podemos funcionar como una empresa, creando nuestra marca personal. Marca que deberá comprender atributos que nos hagan únicos y que nos diferencien de los demás.

Creo que todos debemos considerarnos un producto especial, quizás se me tache de poco sentimental, pero dejemos de un lado las emociones y centrémonos en nosotros mismos. Piense, tengo un aspecto externo, un envase (el vendedor silencioso que llaman algunos); y tengo un aspecto interno, una forma de pensar, de sentir, de ser, de interactuar, de responder ante estímulos.

¿Cuál es proceso que deberemos seguir?. ¿Qué marca soy yo?. Muchos tendemos a pensar, que yo no soy el mismo cuando estoy en el trabajo, que cuando estoy con los amigo, o incluso si se me permite cuando está con su familia o pareja. Si eso es cierto, estamos ante un caso de personalidad múltiple y le recomiendo la visita a un especialista.

Neus Arqués nos aclara el camino y nos da un breve guión a seguir:
  • Identificar nuestros valores. Aquello que nos define e identifica. Cuánto más valores, más difícil será la comunicación de todos ellos.
  • Fijar nuestras metas. Crear objetivos a corto y a largo plazo motivantes, medibles, realistas, se deben referir a usted y ser positivos.
  • Establecer nuestro público objetivo. Es imposible caer bien a todo el mundo, céntrese en aquellas personas que crea que son importantes para usted, que puedan participar en su desarrollo. Gestione de forma eficiente su red de contactos.
  • Aplicar estrategias de marketing personal. Exactamente igual que si fuera una empresa, análisis de las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades (DAFO), del mercado, de la competencia. Tome decisiones en base a los resultados que obtenga y pensando en la misión, en sU objetivo.
  • Revisar periódicamente nuestra marca. Una vez lanzado el Plan, certifique que sigue según los pasos asignados. Gestione su posicionamiento basándose en dos pilares, la visión que tiene de si mismo y la visión que tienen los demás de usted: la reputación.
Por último, no caiga en los errores típicos de:
  • Querer serlo todo para todo el mundo. Existe gente que no toma "coca-cola", no le gusta. Seguro que habrá gente que no formará parte de su radio de actuación.
  • No hay nadie como yo. Se equivoca, hay mucha gente como usted, mire a su alrededor, somos gente de costumbres, de actos repetitivos, de reacciones inducidas.
  • No se obsesione por su plan personal. Esto sólo son ideas para hacerle reflexionar, para hacerle superarse.
¿ Y TÚ, QUÉ MARCA ERES?.



Miguel Francés domingo, 1 de junio de 2008

Intersante los apuntes de Eurogap Marketing que han llegado a mis manos, esta vez nos habla del Marketing social.

Hoy en día, las empresas además de vender, se preocupa de la imagen que dan a sus clientes. Cada vez más encontramos, paralelamente al surgimiento de nuevos problemas sociales que nos afectan más cerca de cada uno, empresas que destinan recursos al marketing social o con causa.
Entendemos como Marketing Social aquellas acciones que realiza la empresa para cambiar o modificar actitudes para conseguir el bienestar del consumidor y de la sociedad.


La etapas de desarrollo de un Plan de Marketing Social son las siguientes:

  1. Análisis de la situación: Tanto interno como externo.

  2. Elección de la Causa: Se tienen que implicar los tres agentes implicados que son Empresa/Institución, Clientes e Instituciones no Lucrativas

  3. Plan de acción: Ejecución de la acción, importante es la comunicación para contar con la complicidad de los consumidores, elección de la fecha y duración, y por supuesto, seguimiento del compromiso.


Todo esto tiene que estar dentro de los valores de la organización, debe ser una causa creíble para el cliente, y en definitiva, debe haber una comunicación transparente, aunténtica.

¿Cuáles son las ventajas de este tipo de Marketing?:

  • Mejora imagen tanto a nivel externo (ayuda a crear posicionamiento) como a nivel interno (genera valor en el seno de la empresa).

  • Capta y fideliza clientes.

  • Te diferencia de la competencia.

Ejemplos:



En primer lugar, la campaña del "Colchón Solidario" realizada por Pikolin, en la que mano a mano con la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) se han lanzado al mercado dos modelos de colchones y una almohada, de modo que parte de las ventas de estos productos se destinan a esta asociación, en concreto a la lucha contra el cáncer de mama. Además, supone una mayor implicación de la empresa acerca del cuidado de la salud, no sólo a través de todos los productos que fabrica y comercializa.

video





En segundo lugar, he visto a través del blog de Juan Carlos Labbé, la acción que realizó la Secretaría de Salud de Rio Grande do Sul en Brasil . En la que logra mediante una comunicación muy simple, la colocación de 500 condones formando la palabra AIDS, la concienciación del uso del preservativo.








Subscribe to Vivir el Marketing by Email